¿Cómo afecta la jurisprudencia del Tribunal Supremo a las cláusulas suelo?

Sin comentarios marzo 31, 2017

Sentencia del tribunal supremo de las cláusulas suelo

El Tribunal Supremo ha obligado al BBVA a devolver todo lo cobrado por una de estas cláusulas, consideradas nulas por abusivas, y no solo desde mayo de 2013, sino con retroactividad total.

En un primer momento, el dictamen del Supremo canceló en 2013 todas las cláusulas suelo al considerarlas abusivas. Pero, entonces, fijó su nulidad el 9 de mayo de 2013 —y no en 2009, cuando las entidades empezaron a aplicarlas—, para proteger a la banca del impacto de las devoluciones en pleno rescate financiero europeo. Posteriormente, la Unión Europea amplió esa fecha y estableció que se declaran nulas todas las cláusulas suelo de todas las entidades financieras. Es decir, el Supremo ha ratificado la decisión de la justicia europea.

¿Qué es una cláusula suelo?

La mayoría de hipotecas en España están referenciadas al euríbor (tipo de interés variable de referencia). Se trata de un tipo de interés que se calcula a nivel europeo y que fluctúa constantemente en función del mercado. Los bancos, cuando conceden un crédito, por regla general, exigen la devolución el pago de ese euríbor más un diferencial. Un préstamo a euríbor+1 punto significa que tiene los intereses del euríbor y un punto extra en los tipos de interés.

La cuestión es que, ante la fluctuación constante del euríbor, en muchas hipotecas se han incluido cláusulas de suelo y techo. Significa que estos contratos hipotecarios recogían unos topes máximos sobre los que los intereses no crecerían aunque el euríbor subiera por encima (techo) y unos topes mínimos bajo los que los intereses nunca podrían reducirse (suelo).

Ahora bien, la justicia considera que esas prácticas bancarias son abusivas. El euríbor alcanzó su máximo de la década en el año 2008 superando el 5%. Este dato tuvo como consecuencia que para hipotecas firmadas a euríbor+1 punto los deudores pagaban más del 6% de interés mientras las cláusulas techo, por lo general, no llegaron a activarse porque no interesaba a la banca.

A partir del año 2009, el euríbor comenzó una bajada vertiginosa. Sin embargo, muchos hipotecados dejaron de ver bajar sus cuotas. Y los contratos donde había cláusulas suelo sí se activaron en contraposición a los techos.

Esto provocó y sigue provocando, a día de hoy, un aluvión de demandas, ya que muchos clientes aseguran que no conocían su existencia y que las diferencias entre los suelos y los techos son abusivas.

Ante esta situación, el Tribunal Supremo dio su primera respuesta en 2013: declaró nulas por abusivas las cláusulas de los contratos "poco transparentes" de varias entidades, a lo que se han ido sumando más resoluciones en la misma línea. Sin embargo, el Supremo marcó un límite temporal: declaró nulo este tope de bajada de intereses a partir de mayo 2013, fecha en la que publicó su sentencia. Ahora, el TJUE ha dado otro paso más y obliga a todas las entidades financieras a devolver todo lo cobrado a través de estas cláusulas y con retroactividad total, eso es, incluso antes de mayo de 2013.

Si todavía tienes cláusula suelo y quieres reducir tu hipoteca para beneficiarte de los derechos que tienes por ley debes pedir asesoramiento jurídico. En nuestro despacho lo primeros que haremos, una vez estudiado tu caso, es dirigir una reclamación a tu banco por la cantidad exacta que te sale a devolver. Una vez recibida, la entidad deberá remitirte su conformidad o las razones por las que considera que la reclamación no procede. Todo el proceso se hará en un plazo máximo de dos meses.

No olvides que la reclamación puede hacerse aunque la hipoteca esté totalmente amortizada. Y recuerda que, a parte de la reclamación de las cantidades indebidamente cobradas por la cláusula suelo, la justicia permite también reclamar por los gastos de constitución de hipoteca.

Contacta con nosotros para que el banco te devuelva hasta el último céntimo de lo que te ha estado cobrando de más tanto por la cláusula suelo como por los gastos de constitución de hipoteca.

¡¡Llámanos!!


Sin comentarios